Buen día les de Dios. Los dioses nos necesitan tanto como nosotros a ellos. Son nuestra esperanza de una vida mejor, y nosotros somos su inmortalidad. Los cuales existen gracias a la energia de nuestra fe.




Fuente