Cuando el crepúsculo llega, las almas piadosas alaban a su Dios. La religiosidad Alteña en las comunidades rurales inspiran ese contacto directo con el creador.




Fuente