Personaje Alteño Altos Norte y Altos Sur en Unión de San Antonio.

Personaje Alteño Altos Norte y Altos Sur en Unión de San Antonio.

Personaje Alteño Altos Norte y Altos Sur en Unión de San Antonio.
Nació en la ciudad de San Miguel el Alto, Jalisco, el día 07 de agosto del año 1947. Hija de los señores Pedro Gutiérrez y María Valdivia, ocupa el segundo lugar de ocho hermanos. Contrajo matrimonio con el Sr. Gregorio Ayala Virgen.

Sus estudios de educación primaria los realizó en la escuela “Carmen Martín de Ramírez”. En el año 1963, estudio la Carrera Técnica en Comercio en el colegio Ma. Isabel Martínez, ubicado en la ciudad de San Miguel el Alto, Jalisco. Recibió clases particulares de Diseño de Modas, preocupada siempre por la calidad de las prendas fabricadas en la empresa familiar dedicada a la confección de ropa.

Con el permiso de Don Nicolás Ramírez e invitada por la Mtra. Chole López, directora de la escuela primaria “Carmen Martín de Ramírez”, contando con 17 años de edad, inició la labor como maestra en la escuela “Gregorio Ramírez”, recibiendo su nombramiento en el año 1965.

Gestionó el turno vespertino de la escuela “Gregorio Ramírez”, haciéndose cargo de la dirección y al mismo tiempo laborando como maestra de grupo. Tramitó ante las autoridades de la Secretaría de Educación Pública, la creación de la escuela primaria de Llano de los Conejos.

Atendió siempre los primeros grados de primaria, considera que es la edad indicada para encausar y educar a los niños en los valores, siendo los inculcados en la familia la base para formar líderes con espíritu de lucha.

Trabajar con niños, fue para ella una oportunidad, al mismo tiempo una responsabilidad que Dios le regaló, para entregarse a la labor docente y brindar el cariño y amor materno a cada uno de sus alumnos. Agradecida siempre con los padres de familia por permitirle trabajar con sus hijos.

Agradece a Dios la oportunidad de compartir su labor como maestra. Considera que el servir con amor, es como un pedazo de cielo. Su misión es ayudar a los alumnos a crecer como personas en lo moral, lo social y lo espiritual, demostrado con su vocación altruista en el apostolado realizado en diferentes campos de formación.

Cada alumno lleva una parte del corazón de la maestra Ofelia, a los que recuerda con mucho cariño y admiración.

Se jubilada a los 35 años de servicio y entrega a la niñez sanmiguelense.

Los sanmiguelenses la consideran y se expresan con respeto como una maestra ejemplar en el municipio.

Ver fuente